Lo que debes saber de la carne

Las carnes son alimentos que incluyen entre un 15 y un 23 por ciento de proteínas, además de vitaminas, minerales y aminoácidos como hierro, potasio, fósforo y zinc.

La carne incluye grasas saturadas, cuya cantidad varía según el animal y el método de preparación. El cerdo, el cordero y el pato tienen más grasa que la ternera, el caballo, el pollo o el conejo (sin piel), por lo que es fundamental que elijas cortes de carne magros y recorta la grasa visible antes de cocinarlos.

Carne Roja y blanca

La carne se clasifica como roja o blanca en función de la cantidad de sangre y, en consecuencia, de la cantidad de hierro que contiene, según el libro del Dr. Antonio Escribano.

Las carnes blancas son cosas como el pollo, el pavo o el conejo, mientras que las carnes rojas son cosas como la ternera, el cordero y el cerdo.

El pescado, en cambio, tiene lípidos que son mejores para el cuerpo humano y suele tener un contenido proteico más equilibrado según su especie.

El mínimo recomendado es cuatro raciones de carne de vacuno a la semana. Dado que una ración pesa 150 gramos, equivale a un filete del tamaño de la palma de una mano. Te aconsejo que una de estas cuatro raciones semanales sea de carne roja.

Las vísceras

Al igual que la carne, las vísceras son una buena fuente de proteínas. El corazón, los riñones y el hígado contienen cantidades importantes de hierro y vitaminas, por lo que, ingeridos con moderación, son bastante saludables.

El consumo de otras vísceras ha disminuido como consecuencia de su propensión a ser extremadamente grasas y con alto contenido en ácido úrico, como el cerebro o el bazo.